Las principales enfermedades de nuestras articulaciones

Las principales enfermedades de nuestras articulaciones
Valora este articulo

NUESTRAS ARTICULACIONES 

El esqueleto humano constituye el sistema de sostén de nuestro cuerpo y de mantenimiento de la postura. Se trata de una estructura pasiva, puesto que los elementos activos, que trabajan para producir el movimiento, son los músculos.

El sistema osteoarticular está formado por los huesos y las articulaciones, formadas a su vez por toda una serie de estructuras y/o sustancias que permiten que los dos huesos se unan y se mueven uno sobre el otro sin que se produzcan roces o fricciones.

Existen tres tipos de articulaciones:

Articulaciones fijas o sinartrosis
que se dan únicamente en los huesos del cráneo, y se trata de una articulación especial donde no existe movimiento entre los huesos y éstos encajan sus bordes dentados como las piezas de un puzzle, formando una única estructura. Tan sólo poseen una fina capa de tejido fibroso entre los huesos.
Craneo
Partes-semimoviles
Articulaciones semimóviles o anfiartrosis
conocidas también como sínfisis. Se caracterizan por movimientos reducidos o limitados. Los huesos están unidos por un ligamento interóseo, que en las vértebras.

por ejemplo, es un tejido cartilaginoso que hace de almohadilla. En determinadas situaciones, la movilidad puede hacerse mayor, como en el caso de la sínfisis del pubis o la sacroilíaca de la cadera, que durante el parto aumentan su movilidad para favorecer el alumbramiento.

Articulaciones móviles o diartrosis
son las que presentan mayor movilidad, conocidas también como articulaciones sinoviales. Los huesos están recubiertos de cartílago, cuya composición es parecida a la del hueso pero más elástica e hidratada, teniendo por ello mayor capacidad para soportar tensiones. Además, existe una estructura conocida como cápsula, fijada a cada hueso y que transforma la articulación en una cámara estanca.

La cápsula se encuentra tapizada interiormente por una membrana que segrega el líquido sinovial. Este líquido cumple varias funciones:

 Lubricante.

 Nutritivo: nutre directamente al cartílago, a diferencia de otros tejidos, que se nutren del     torrente sanguíneo.

Gracias a él, se mejora el deslizamiento entre huesos durante el movimiento

Además de hueso y articulaciones, otra estructura con un papel muy importante son los ligamentos: son bandas de tejido fibroso que se unen a los dos huesos y limitan el movimiento de manera que éste no exceda a lo anatómicamente permitido.

Los huesos constituyen el elemento más numeroso del esqueleto, ya que éste consta de 206 huesos, que pueden ser largos (brazos y piernas), cortos (vértebras) o planos (cráneo).

ENFERMEDADES ARTICULARES
info
Existen muchas dolencias relacionadas con los huesos y las articulaciones, la mayoría de ellas provocadas por el desgaste que estas estructuras sufren con el paso del tiempo. Los huesos van perdiendo densidad y las articulaciones se resecan.

Asimismo, existen dolencias de origen genético, autoinmunes, infecciones, tumores, traumatismos, etc.

La mayoría de las enfermedades articulares se caracterizan por su larga duración, lo cual quiere decir, que son padecimientos que no tienen cura y el paciente debe aprender a vivir con ellas, intentando mitigar el dolor en la medida de lo posible y mantener la articulación hidratada y nutrida. Por ello, la alimentación juega también un papel muy importante.

Las enfermedades crónicas son las conocidas como “degenerativas”, que pueden ser debidas al paso del tiempo o por fallos autoinmunes. En estos casos, se recomiendan tratamientos a largo plazo e introducir algún complemento que refuerce en las épocas de más dolor, puesto que éste suele aparecer en períodos concretos, la mayoría de las veces coincidiendo con las épocas de frío.

En el caso de un traumatismo, el producto recomendado es diferente, puesto que con el tratamiento adecuado se consigue una recuperación total.

ENFERMEDADES ÓSEAS MÁS COMUNES
1. OSTEOPOROSIS
La propia palabra lo indica, “huesos porosos”. El hueso pierde parte de su masa apareciendo huecos en su interior. La pérdida de densidad provoca una mayor fragilidad del hueso aumentando el riesgo de fracturas. Normalmente, se trata de una enfermedad silenciosa, ya que no presenta síntomas y no se diagnostica hasta que el paciente sufre la primera fractura.

Suele ser más frecuente en mujeres, sobre todo en la etapa de la menopausia, ya que la pérdida de hormonas femeninas, como los estrógenos o la progesterona, está íntimamente relacionada con la pérdida de densidad ósea.

2. OSTEOMALACIA
Es un ablandamiento de los huesos por alteraciones en el metabolismo de la vitamina D o una deficiencia de la misma. Estos huesos, aunque poseen cantidades normales de colágeno, que les da su estructura, carecen de la cantidad apropiada de calcio, ya que la vitamina D es fundamental para que el calcio se fije al hueso.

La osteomalacia también puede ser vitamina D independiente y se da como consecuencia de otra enfermedad como puede ser insuficiencia renal, intoxicaciones por aluminio, consumo de alcalinos, etc.

Cuando esta enfermedad se da en la infancia, se conoce como raquitismo, y esta mayor debilidad en los huesos provoca fracturas sin causa aparente.

Existe una mayor incidencia de osteomalacia en los países del norte de Europa, ya que la menor exposición al sol incide de manera negativa en la síntesis de vitamina D.

El tratamiento suele consistir en suplementos de calcio, vitamina D y fósforo.

Osteoporosis, perdidad de densidad y huesos porosos

osteoporosis

Osteomalacia, ablandamiento de los huesos

Osteomalacia
ENFERMEDADES ARTICULARES MÁS COMUNES
1. ARTROSIS U OSTEOARTRITIS:
Es el trastorno articular más frecuente y tiene una mayor incidencia en personas mayores de 65 años.

Se da como consecuencia del desgaste del cartílago de las articulaciones, especialmente en la columna, caderas, manos y pies; suele ser debido simplemente por el paso del tiempo, por un sobreuso prolongado, infecciones o por una enfermedad reumática previa, y consiste en la pérdida progresiva del cartílago hialino, que es aquel que recubre las superficies óseas, dando lugar a que los huesos se rocen unos con otros.

El síntoma más significativo es el dolor y la inflamación. Para diagnosticar la enfermedad es necesario realizar un examen físico y radiografías, para excluir cualquier otro tipo de enfermedad articular.

Artrosis-Artritis
2. ARTRITIS REUMATOIDE:
Es una enfermedad autoinmune caracterizada por una inflamación crónica de las articulaciones, con distintos grados de deformidad y que en muchos casos, provoca una discapacidad funcional. En algunas ocasiones, puede afectar a otros órganos.
3. ARTRITIS:
Enfermedad degenerativa que consiste en la inflamación de la membrana sinovial, que se produce como respuesta a mecanismos diversos (infección, depósito de cristales o fenómenos inmunes) y que puede llegar a ser muy grave, inmovilizando totalmente a la articulación que la padece.

Hay veces que la reacción inflamatoria sobrepasa los límites de la sinovial y produce, secundariamente, lesiones en el cartílago y en los extremos óseos de la articulación.

artritis
gota
4. GOTA
Se trata de una enfermedad metabólica producida por la acumulación de ácido úrico en el cuerpo, sobre todo en las articulaciones, riñones y tejidos blandos. El ácido úrico forma cristales que producen un dolor agudo en el enfermo.

La alimentación juega aquí un papel muy importante. Debe evitarse el consumo de alimentos ricos en purinas, como por ejemplo la carne roja y el marisco, así como también el alcohol.

Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
Complemento alimenticio elaborado a base de Colágeno hidrolizado, Minerales, Vitaminas y Especies vegetales.
8,4011,50 IVA Inc

Etiquetas:

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado