Cómo Mejorar la Mala Circulación Durante el Embarazo

1
A continuación detallamos algunos  cuidados primordiales que pueden tomar las gestantes a lo largo del embarazo para prevenir inconvenientes vasculares como problemas de varices, hinchazón o trombosis.

¿Cómo mejorar la circulación durante el embarazo?

La hinchazón, trombosis y dolor en las piernas son ciertos inconvenientes vasculares habituales y están relacionados directamente con factores genéticos. No obstante, si bien la genética es preponderante, otros factores asimismo contribuyen a la aparición de estos inconvenientes, como la gestación.

Una de las primordiales razones por las que las futuras mamás tienen inconvenientes en las piernas guarda relación con las hormonas, en tanto que la progesterona, liberada en demasía a lo largo de esa fase, aumenta la dilatación de todas y cada una de las venas del organismo, haciéndolas fláccidas, lo que puede llevar a hinchazón, dolor en las piernas, mareos y sensación de quemazón. Además de esto, el desarrollo fetal aumenta la presión en las venas de las piernas, en tanto que en el tercer trimestre el bebé comprime la vena cava, que se localiza en la barriga, lo que daña terriblemente el retorno de la sangre de las piernas al corazón.

Para eludir estos inconvenientes, existen algunos cuidados esenciales que debemos tomar con la circulación a lo largo de esta fase tan frágil de la vida de la mujer.  

Mejorar la Circulación en Embarazadas

Consejos para mejorara la Circulación en Embarazadas

Evite ganar peso en exceso: cuanto mayor sea el incremento de peso a lo largo de la gestación, más padecerá este periodo. Por tanto, el exceso de peso hace que la cantidad de volumen sanguíneo en las venas se eleve, incrementando de esta forma la posibilidad de que las venas varicosas se desarrollan. Por consiguiente, en esta fase, como en todas las otras, es esencial sostener una dieta equilibrada para asistir a supervisar el peso.

– Practique alguna actividad física: si no hay contraindicaciones por parte de su médico obstetra, haga ejercicios físicos. La pantorrilla es el corazón de las piernas: con cada contracción muscular bombeamos la sangre y activamos nuestra circulación. Situaciones en las que este músculo se detiene a lo largo de bastante tiempo pueden ocasionar retención de líquido en las piernas, dando sitio a hinchazón, piernas pesadas, cansadas y también acrecentando la predisposición a desarrollar venas varicosas y trombosis venosa. Así, la práctica regular de ejercicios que estimulen esa musculatura es esencial. Para las gestantes, una buena opción son los ejercicios de bajo impacto, puesto que la contracción de la musculatura en travesías, por servirnos de un ejemplo, entre otros muchos beneficios, aumenta la velocidad del flujo de sangre en las venas, mejorando el retorno de la sangre al corazón.

Un consejo valioso es ir de excursión con amigos para prosperar la circulación de las piernas y fomentar el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos.

– Tome mucha agua: agua, jugos y tés son sus mejores amigos a lo largo de la gestación, puesto que son inmejorables para asistir a progresar la circulación de la sangre. Cuanto menor es la ingestión de agua, mayor es la viscosidad de la sangre. Además de esto, la deshidratación asimismo favorece la minoración de la presión arterial y amenaza múltiples órganos. El consumo conveniente de agua garantiza que el organismo sea irrigado y bien nutrido de sangre.

– Consulte a un cirujano vascular: la consulta regular con un cirujano vascular a lo largo de la gestación es esencial, puesto que puede prescribir medias flexibles, que son grandes aliadas al retorno venoso y asisten a prevenir inconvenientes de circulación en las piernas, como venas varicosas y trombosis, y fármacos que pueden progresar los síntomas del dolor, cansancio y edema.

– Haga sesiones de drenaje linfático: cuando su médico lo deje, haga sesiones de drenaje linfático. El procedimiento ayuda a reducir la hinchazón local y general, aparte de prevenir y tratar inconvenientes estéticos, musculares y articulares, promoviendo el bienestar general del organismo. Puede aplicarse en prácticamente todas las unas partes del cuerpo, el drenaje linfático actúa estimulando el sistema linfático, lo que acelera el flujo de la linfa y da la movilización de líquido de los tejidos. Esto es, aparte de asistir a la retención de líquido mejorando la hinchazón, el drenaje linfático ayuda a relajar a la futura mamá.

– Trate de dormir de lado: De noche, de ser posible, duerma de lado, preferentemente a la izquierda. El acto suprime el peso del útero de la vena cava liberando la circulación de las piernas y mejorando el flujo de sangre a la placenta.

No obstante, la doctora apunta que, aun si se prosiguen todas y cada una de las indicaciones, no es extraño que las pacientes embarazadas observen un agravamiento en el aspecto de sus piernas, con vasos y venas dilatadas. Mas no hay que desesperarse en tanto que una gran parte de eso reduce tras el parto, con lo que la necesidad de aguardar por lo menos 3 meses tras el nacimiento del bebé para estudiar cualquier tratamiento para venas varicosas o bien vasos. Si los inconvenientes vasculares siguen, se va a poder efectuar una evaluación completa de la circulación y se escogerá el mejor tratamiento conforme su caso.

Cómo Mejorar la Mala Circulación Durante el Embarazo
5 (100%) 1 vote[s]

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado